GRUPO PLAZA

opinión

Fusiones y egos: el sector bancario después de la pandemia

A juicio del analista, la banca española está dando un paso atrás en su modelo geográfico donde muchas entidades vendido sus filiales en determinados países

14/12/2020 - 

MADRID. Desde que los dirigentes europeos, y en concreto la recientemente electa -en términos históricos- presidenta del Banco Central Europeo Christine Lagarde, indicase en sus últimas declaraciones que el sector bancario está formado por demasiadas entidades y que estás debían hacer un esfuerzo por buscar socios, se han observado muchos movimientos a nivel europeo.

Algunas de estas fusiones ya están en curso y en un proceso muy avanzado como es el caso de CaixaBank y Bankia, seguida de la de Unicaja y Liberbank; mientras que vimos un 'no rotundo' a la composición del nuevo consejo resultante de la fusión BBVA-Sabadell, por parte de la segunda entidad. Aunque se ha dicho que la noticia del canje de acciones es la culpable de que se haya puesto fin a la fusión, podría ser la propuesta del BBVA al presidente del Banco Sabadell para que asuma el cargo de vicepresidente de la teórica nueva entidad lo que echó para atrás el proyecto.

El sector bancario a día de hoy no puede permitirse dudar a la hora de elegir un socio de baile con el que mejorar su estructura de costes; y con el que tener reciprocidad respecto al 'know-how' que cada una de ellas puede ofrecer a la otra. Más allá de la masa de clientes que aporte cada una, son los costes en una banca clásica el gran lastre y quebradero de cabeza no sólo de los bancos sino de los gobiernos, que temen una avalancha de EREs que engrosen las ya mermadas estadísticas de empleo.

Fusiones y rumores

No sabemos nada a día de hoy sobre qué hará Bankinter a este respecto; mientras que el Banco Santander, que en su momento escuchamos que podría fusionarse con Bank of America, podría tener el anzuelo preparado para la entidad resultante entre Unicaja y Liberbank. Si bien parece que la iniciativa en este proceso de unificación bancaria a nivel europeo es netamente español, no debemos perder la perspectiva de lo que podrían -y pueden estar haciendo- las entidades europeas. 

Hace pocos días salía el rumor de que Credit Suisse y UBS estarían negociando una fusión y que podría retrasarse al menos hasta abril de 2021, cuando el nuevo presidente electo de Credit Suisse, Antonio Horta-Osório -procedente de Lloyds Bank y que tuvo una carrera de más de 10 años en el Banco Santander-, se haga cargo de la entidad a finales del primer trimestre del próximo año. Esta fusión crearía uno de los principales bancos de inversión a nivel europeo, dueña por accionariado mayoritario de la Bolsa de Suiza (SIX), que a su vez es propietario de la bolsa española (BME), con el foco puesto en el mercado latinoamericano... no digo nada.

Lo que sí está claro es que la banca española está dando un paso atrás en su modelo geográfico. Muchas entidades han vendido sus filiales en determinados países y la volatilidad de la pandemia ha causado estragos en sus cuentas financieras, principalmente por el 'efecto divisa'. Mientras, el resto de bancos europeos buscan proyectos de fusión precisamente para todo lo contrario, es decir, para expandirse y mejorar su posicionamiento fuera de sus territorios nacionales.

Darío García es analista de XTB

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email