GRUPO PLAZA

análisis

El 'superciclo' de las materias primas no es motivo de preocupación inversora

Aunque la mayoría de commodites han repuntado desde la crisis pandémica iniciada el año pasado, no deberían preocuparse en exceso los inversores

15/07/2021 - 

MADRID. Aunque la mayoría de las materias primas han repuntado desde la crisis de la covid-19, tanto los debates como la cobertura de la prensa sobre un 'superciclo' de las materias primas se intensifican a diario. Sin embargo, todavía no es el momento de que los inversores se preocupen en exceso. 

En primer lugar, los 'superciclos' de materias primas son extremadamente raros y, en segundo lugar, son muy duraderos. Incluso si nos encontráramos en uno, aún quedaría mucho camino por recorrer. También hay otros ingredientes muy importantes para un 'superciclo' que hay que tener en cuenta, como un fuerte crecimiento económico - aquí es importante recordar que acabamos de salir de una de las peores crisis de las últimas décadas. Además, es necesario que la demanda se dispare, que la oferta se interrumpa durante un periodo prolongado y que se produzca un auge impulsado por las infraestructuras.

La reciente evolución de los precios se vio impulsada por otros factores, que consideramos temporales. Parte de la subida de las materias primas se debió a las interrupciones de la cadena de suministro, ya que las fábricas estaban cerradas y los empleados estaban de permiso. El clima también influyó, ya que las sequías e inundaciones afectaron a las cosechas agrícolas. 

Sin embargo, hay un metal básico que sufre un déficit estructural de suministro: el cobre. El cambio de la energía fósil a la energía verde podría cobrar impulso, y el cobre y otros metales de tierras raras serán clave para la revolución verde. La historia nos dice que el aumento de los precios también provocará un mayor gasto de capital, es decir, más oferta. Pero mientras se tarda muchos años en desarrollar una mina, los mineros mundiales se dieron cuenta de que debían centrarse sobre todo en aumentar la eficiencia de las instalaciones existentes y aumentar la producción.

Apenas hay similitudes estructurales con el 'superciclo' de principios de la década de 2000. China ha modernizado su economía mediante la industrialización y el auge de la construcción. El gasto en infraestructuras convirtió a China en el mayor consumidor de materias primas y, aunque la crisis financiera de 2008 detuvo temporalmente la fiesta, ésta se reavivó gracias a las inyecciones masivas de liquidez y los programas de estímulo en todo el mundo.

Thomas Rutz es gestor de los fondos Mainfirst Emerging Markets Corporate Bond Balanced y Mainfirst Emerging Markets Credit Opportunities

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email