GRUPO PLAZA

Usos del tiempo y el teletrabajo: así ven el futuro expertos laboralistas

19/10/2020 - 

VALÈNCIA. El mercado laboral se enfrenta cada vez con mayor intensidad a debates sobre la organización del trabajo, los usos del tiempo y ahora, con la irrupción de la pandemia de coronavirus, sobre la aplicación del teletrabajo. Les Corts Valencianes constituyeron en enero una comisión especial para el estudio de los usos del tiempo para estudiar políticas concretas de "racionalización de los horarios" e impulsar así una "nueva cultura del tiempo".

La línea de trabajo de la Generalitat Valenciana en este sentido está tan clara que, como publicó recientemente Valencia Plaza, los presupuestos autonómicos del próximo ejercicio contemplarán una línea de subvenciones de cuatro millones de euros para aquellas empresas que empiecen a implementar la semana laboral de cuatro jornadas.

Así, por la comisión de Les Corts Valencianes han pasado numerosos expertos como, por ejemplo, Adrián Todolí, profesor de Derecho del Trabajo de la Universitat de València (UV) y director de la Cátedra de Economía Colaborativa y Trasformación Digital, quien opina que para debatir sobre el uso del tiempo en el trabajo es necesario contemplar cuatro variables: la productividad, el salario, la jornada de trabajo y la intensidad con la que se trabaja.

"Si todas estas variables no van en la misma dirección, se contrarrestan entre ellas", señala el experto en derecho laboral, y pone como ejemplo el trabajo de las kellys en el turismo, "cuya jornada no ha aumentado significativamente, pero sí su intensidad: donde antes tenían que hacer 10 habitaciones por jornada ahora tiene quehacer 20, lo que ha incrementado sus problemas de salud". lo que es lo mismo: si se reduce la jornada laboral pero se aumenta la intensidad del trabajo realizado, 

Asimismo, incide en que las mencionadas variables por separado "no aportan información suficiente para tomar decisiones regulatorias". Esto es, que si se quiere reducir la jornada de trabajo, no se puede hacer "sin más", sino que habrá que preguntarse si se reduce la jornada bajando el salario proporcionalmente o manteniéndolo.

Ahora mismo, la productividad por hora trabajada en España es de 52,6 dólares, "un poco por debajo de la media europea" y un 20,75% menos que la hora alemana, situada en 66,37 dólares. Pero no es donde hay mayores diferencias, señala Todolí, sino que estas se dan en el salario y en las horas de trabajo: mientras que España tiene un coste laboral por hora trabajada de 21,8 euros, en Alemania es de 39 euros (+45%). Una diferencia que, para Todolí, tiene poca justificación puesto que la diferencia de productividad, como se ha visto es de apenas un 20%.

 Un trabajador, en las obras de un edificio (EDUARDO MANZANA)

Quedaría por analizar las horas de trabajo. En España el año pasado se trabajaron una media de 1.701 horas, muy por encima de los empleados de Alemania, el país donde se pasan menos horas en la oficina, con un total de 1.368 horas, y Francia que se acerca a las 1.500. "Por tanto, siguiendo con la comparación con Alemania, España trabaja un 24% más", incide Todolí, quien es tajante al señalar que "no existe justificación para las jornadas maratonianas que tenemos en España".

Por ello, sobre la posibilidad de reducir las jornadas laborales, el analista concluye que tendría "poco sentido" hacerlo con una reducción del salario ya que esto "solamente aumentaría la ya gran brecha existente entre los niveles salariales de ambos países", siguiendo con la comparativa con Alemania. A su juicio, y según dice también lo defienden las patronales, el salario debe ir ligado a la productividad. "Lo que ocurre y se ve en los datos es que en este país está totalmente desligado, la productividad de los trabajadores españoles no justifica los bajos salarios ni las largas jornadas de trabajo que tenemos".

Futuro: mejora de la salud y la conciliación

Por ello, de cara al futuro, el experto en derecho incide en que se ha de caminar a una mejora de la salud laboral, una mejora de la conciliación que permita el reparto del trabajo y la reducción del desempleo. Son muchos los informes que constatan que las mejoras de la salud que permiten las reducciones de jornada mejoran el absentismo y los datos de incapacidad temporal y permanente, y redundan en un ahorro de costes "muy significativo".

Por ejemplo, una residencia de ancianos en Gotemburgo (Suecia), que contaba con 68 enfermeros, redujo la jornada a seis horas diarias, con el mismo sueldo. El resultado fue positivo, ya que los trabajadores cogieron menos permisos por enfermedad y aumentaron la productividad, según explica Todolí.


Asimismo, asevera que la jornada de 40 horas "está basada en un modelo familiar muy alejado del actual" en el que "la mujer se quedaba en casa realizando todas las tareas que el hombre no podía realizar precisamente por estar trabajando 40 horas a la semana". La introducción de la corresponsabilidad exige, por tanto, "que la jornada de trabajo se reduzca" porque el modelo actual es "insostenible".

La automatización y la inteligencia artificial son aspectos a tener en cuenta en este sentido, y el profesor de Derecho de Trabajo asegura que están "aumentando la productividad en todos los sectores", efecto que será cada vez mayor. Un proceso que para algunos expertos generará más desempleo, mientras que para otros, como en su día señaló Shumpeter, se va a producir la "destrucción creativa" y acabarán apareciendo nuevos empleos.

El teletrabajo para Lola Ruiz: se necesita una regulación atomizada

Con la llegada de la pandemia se ha impulsado el teletrabajo y el Gobierno de España ya trabaja en su regulación. Lola Ruiz, secretaria de Acción Sindical de UGT-PV, también compareció en Les Corts Valencianes para hablar del uso del tiempo, y más tarde recibió la llamada de Valencia Plaza para recabar su opinión acerca de la regulación del teletrabajo.

Ruiz hace un diagnóstico claro del trabajo en España: "La cultura y estilo de vida son distintas a las de otros países europeos". Eso, a su juicio, condiciona "mucho" la estructuración de los usos de los tiempos, también a nivel laboral. Por eso, preguntada al respecto por este diario, explica que la regulación del teletrabajo debe estar "atomizada". O lo que es lo mismo: adaptada a cada situación.

"No puede ser estricta, rígida ni única", señala Ruiz, quien incide en que se ha de tener en cuenta cada sector -"no son lo mismo los servicios que la industria"-, la geografía -"no es lo mismo Córdoba que Navarra"-, ni el tamaño de las empresas. De hecho, este último es a juicio de la sindicalista "fundamental" a la hora de organizar los turnos y los horarios. La gran mayoría de compañías en España son pequeñas y medianas empresas, que no cuentan con tanta flexibilidad a la hora de organizar los usos del tiempo y las jornadas laborales.

Para la secretaria de Acción Sindical de UGT-PV, los empresarios y empresarias españoles tienen todavía una ideosincrasia "muy presencialista". "Estamos muchas horas en los puestos de trabajo y sin embargo no somos los más productivos", incide Ruiz, quien recuerda que hay estadísticas "desde hace muchos años" que así lo constatan.

Esta visión que obliga a estar en el puesto de trabajo durante tanto tiempo se ha visto "sacudida" por la pandemia. "Antes de la covid era dificil romper esa idea del presencialismo", admite la sindicalista. Pero la irrupción de la pandemia y la necesidad de reclusión en las viviendas ha cambiado todo y ha demostrado que muchas cosas "se pueden hacer de otra manera y rentabilizar los tiempos".

Foto: EP

El teletrabajo, el propio desarrollo en videoconferencias y otras herramientas han venido "para quedarse", a juicio de la experta, puesto que "nos ahorran a todos un montón de tiempo y de recursos". Ahora bien, Ruiz insiste en que el teletrabajo es sólo una parte de la forma de organizar los usos del tiempo en el trabajo. Por tanto, no sólo hay que avanzar en la regulación del teletrabajo, sino mejorar en general el uso del tiempo que se hace.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme