GRUPO PLAZA

València Laica denuncia las inmatriculaciones de la Iglesia y reclama el Micalet "para el pueblo"

Foto: ROBER SOLSONA/EP
16/02/2022 - 

VALÈNCIA (EP). Una concentración ha reclamado este miércoles en València que el Micalet pase a ser "del pueblo valenciano", ya que los participantes consideran que las inmatriculaciones de la Iglesia Católica son "robos".

Frente al Palau de la Generalitat se han convocado varias decenas de personas para reclamar al gobierno valenciano que "haga acciones al respecto" como el navarro. El consejero de Justicia de Navarra, Eduardo Santos, presentó el pasado mes de noviembre en el parlamento foral 2.952 notas simples de bienes inmatriculados por la Iglesia en la comunidad desde 1900.

"No son 1.000, son 100.000", gritaban los participantes en la concentración para denunciar las inmatriculaciones de la Iglesia Católica, ya que consideran que la institución no tiene justificación para ninguno de los bienes que ha puesto a su nombre desde 1946 y no solo desde 1998, como consta en el informe del Gobierno.

La coordinadora de València Laica, Raquel Ortiz, ha explicado que el listado que presentó el Gobierno consta de 34.000 bienes inmatriculados, de los que la Iglesia reconoce que no sabe por qué tiene posesión de 1.000 de ellos aproximadamente. Sin embargo, este informe solo recoge los bienes inmatriculados de 1998 a 2015, y reclaman que se reconozcan todos los que se inscribieron desde 1946.

"Dejan muchos bienes inmatriculados fuera", ha criticado, así como que ha reprochado al Gobierno que deban ser los particulares que reclaman los bienes quienes presenten documentación que los acredite, y no la Iglesia quien justifique por qué son suyos. "Tampoco aportan la nota simple", como hizo el Gobierno de Navarra, y asegura que esta nota "da mucha más información que el listado".

Según Ortiz, "la Iglesia no dice la verdad ni quiere la transparencia para la verdad". "Que presenten certificaciones pero no la eclesiástica, sino la del registro, como todo el mundo", han aseverado.

Noticias relacionadas

Foto: ANDERSON SANTO/EP
Foto: ANDERSON SANTO/EP
LA NAVE DE LOS LOCOS

Por qué aún soy católico

Esto se acaba. La Iglesia católica se apaga como un cirio en una parroquia de barrio. La fe parece ser cosa de nuestros abuelos. Ir a misa es de sujetos extravagantes. La mayoría de los jóvenes pasan de la religión. Bastante tienen con el opio de sus pantallitas  

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme