GRUPO PLAZA

El Consejo de Europa (CoE) ha retirado su campaña pro hiyab

José Benlloch, presidente de la delegación local y regional del CoE: “La campaña pro hiyab ha sido un error”

6/11/2021 - 

BRUSELAS. El Consejo de Europa (CoE) ha retirado su campaña pro hiyab que comenzó en redes el pasado fin de semana, ante la presión de Francia por defender un signo de opresión de las mujeres, identificado con la religión musulmana, como símbolo de belleza y libertad. España, uno de los 47 miembros del CoE, aún no se ha pronunciado oficialmente. Lo hará en noviembre, cuando se reúna el Congreso de Poderes Locales y Regionales, liderado por el alcalde de Vila-real, José Benlloch, que preside la delegación española y que considera esta campaña como un “error”. Al igual que la senadora por la Generalitat Valenciana, Josefina Bueno, quien alertó en Twitter de que “es muy frívolo asociar el hiyab con la libertad y la diversidad en una campaña por los derechos humanos”.

La campaña a favor del hiyab, promovida hace una semana por el Consejo de Europa (CoE) a través de twitter, incendió las redes sociales y obligó a retirarla el pasado martes tras la presión de Francia y de su Presidente Emmanuel Macron. El CoE comunicaba la retirada del vídeo, para reconsiderar la campaña: “Estos tuits han sido retirados y pensaremos en una mejor presentación de este proyecto”.

La nota justificaba esta campaña como “parte de un proyecto financiado conjuntamente por el CoE y la Unión Europea contra la discriminación, cuyo objetivo era crear conciencia sobre la necesidad de respetar la diversidad y la inclusión y combatir todo tipo de discursos de odio”. Y añadía que los tuits “reflejaron las declaraciones hechas individualmente por los participantes en uno de los talleres del proyecto y no representan la posición del Consejo de Europa o su Secretaria General”, Marija Pejcinovic Buric.

Equipo de Femyso 

Protesta de los participantes

Cinco días después, la web de la principal asociación de jóvenes musulmanes europeos sigue mostrando públicamente su protesta e indignación por la retirada de la campaña del Coe. “El ataque a la campaña del hijab del Consejo de Europa es un ataque a los derechos humanos”, dice en su encabezamiento. Se trata de la web de la Federación de Organizaciones de Jóvenes y Estudiantes Musulmanes Europeos (Femyso, por sus siglas en inglés), uno de cuyos miembros fue ponente en los dos talleres “online” patrocinados por el CoE, origen del vídeo promocional del hiyab, del que forman parte como asesores en materia de derechos humanos y juventud.

José Benlloch, alcalde de Vila-real por el PSPV-PSOE y presidente de la delegación española del Congreso de Poderes Locales y Regionales del Consejo de Europa, pondrá el tema sobre la mesa en la reunión de noviembre sorprendido por esta campaña. A preguntas de Valencia Plaza sobre la campaña por hiyab, Benlloch respondió que “ha sido un error esta cuestión”. Y añadió que es diferente en cada país. “Francia tiene mucha dificultad de convivencia y hay que ir con mucho cuidado en este tiempo porque puede hacer mucho daño. Me felicito de que se haya retirado”.

Cátedra de mediación policial 

El alcalde explicó que “los socialistas del Coe estamos en esa línea, pero somos 47 países y la posición más prudente pasa por no generar ningún conflicto”. Y añadió que “estas cuestiones de convivencia, de libertad religiosa y libertad de la mujer nos preocupan especialmente, porque el impacto se hace en las ciudades y en los pueblos, donde podemos crear proyectos de ciudades educadoras.

En este sentido, comentó que en Vila-real hay un 4% de población musulmana y “en diez años que llevo en la alcaldía no ha habido ningún conflicto”. El Ayuntamiento forma parte de la cátedra de mediacion policial de la Universitat Jaume I de Castelló, “y se trabajan todo tipo de iniciativas que tratan dificultades de convivencia entre culturas y religiones, pero en nuestro caso no tenemos ningún  precedente”, finaliza José Benlloch.

Las respuestas en contra fueron unánimes por parte de los grupos feministas. La senadora socialista por las Corts, Josefina Bueno, fue contundente en un tweet que era más una llamada de alerta que una protesta: “Si la izquierda europea no reacciona, le dejamos el campo a la derecha y a la extrema derecha. Error. Macron logra que el Consejo de Europa retire una campaña contra los discursos de odio que pedía ‘respeto’ para el hiyab”.

La senadora valenciana se refería a las primeras protestas que se oyeron por parte de la extrema derecha francesa, hasta que el Presidente de la República tomó las riendas reivindicando su laicidad, como país miembro del CoE. Josefina Bueno declaraba a este diario que “no puede ser que la izquierda europea no dé respuesta a una campaña pro hiyab. No podemos dejarles todo este espacio a la derecha. Conozco perfectamente Francia, porque he nacido allí y he vivido allí, y entiendo la deriva a la que está llegando”.

Bueno explicaba que “mi tweet es una llamada de atención a la izquierda europea, a la que no se les puede dejar escapar un tema tan candente como éste y que afecta fundamentalmente a la libertad de las mujeres”. Y añadía que “el problema radica en que asocia el hijab a la estética y la libertad. Si una prenda, la que sea, en cualquier parte del mundo significa opresión y es una imposición, ya no es libertad. Me parece arriesgada la campaña. Y juega con un símbolo que, en muchas partes de Europa y fuera de Europa, muchas mujeres viven como una opresión, y en países como Irán o Afganistán te pueden encarcelar. Y ya no hablo del burka”.

 La campaña de Twitter.

“No podemos dejar a la extrema derecha la bandera de la libertad de las mujeres”

La socialista abundaba en este tema, sin entrar en su vertiente religiosa, sino en la identitaria. “Estamos hablando de la libertad de las mujeres para quitárselo. Como dice la periodista Imane Rachidi, es mucho más fácil ponérselo que quitárselo. Era una campaña arriesgada y frívola, cuando en muchos lugares en el mundo y en muchos ámbitos familiares en Europa es una imposición”. Como nacida y criada en Francia, Bueno explica la bandera que se hace con el hijab en muchos países europeos, donde “hay mujeres que lo eligen libremente y es una realidad que no tengo más remedio que aceptar”. Pero, añade, “de ahí a que en una campaña para empoderar a las mujeres, aparezca el hijab como sinónimo de libertad y diversidad, y como un símbolo estético, es peligroso”.

En Francia, comenta la senadora, “se vive cada vez más como una reivindicación identitaria. Es mi identidad árabe y lo llevo porque quiero, y porque tengo derecho a ser árabe y francesa. Pero como tiene tantas connotaciones no lo puedes utilizar en un solo sentido. ¿Qué pasa con la chica iraní que no puede dejar su melena al viento, aunque usted lo pueda llevar libremente en Bruselas, París o Madrid?”.

Josefina Bueno pone el dedo en la llaga: “Alguien de la izquierda europea debería levantar esa polémica de ese símbolo. El discurso de defensa de la libertad de las mujeres lo tiene que levantar la izquierda, para no dejar el discurso de la extrema derecha de la islamofobia”. Y defiende que “la no reacción de la izquierda europea es un error, porque estamos hablando de la libertad de las mujeres sobre un símbolo impuesto cultural o ideológicamente. No podemos dejarle a la extrema derecha la bandera de la libertad de las mujeres”.

La UE financia el proyecto con 340.000 euros

Las jornadas de las que nació la campaña pro hiyab se enmarcan dentro del programa “We CAN for Human Rights Speech - WECANHRS”, cofinanciado con fondos de la UE, y tienen como objeto concienciar contra los discursos de odio. Del resultado de esas jornadas se eligió el trabajo en foto y vídeo de una de las participantes, para protagonizar la campaña en redes sociales que ha levantando esta polémica. La subvención para el proyecto se firmó el 9 de diciembre de 2019 entre la Comisión y el Consejo de Europa (CoE) por una duración de 24 meses a partir del 1 de enero de 2020, con una contribución total de la UE de alrededor de 340.000 euros.

Estos fondos se destinaron al consorcio formado por el Departamento de Lucha contra la Discriminación del Coe, como coordinador del proyecto, la Agenizia di Promozine Integrata per i Cittadini in Europa (APICE), la Neue Deutsche Medienmacher EV (NDM e.V.), Contribución Judía a una Europa Inclusiva (CEJI) y Asociatia Activewatch (Activwatch). Su objeto era investigar sobre cómo identificar situaciones con más probabilidades de generar oleadas de discurso de odio, y sobre el momento y las formas de participar en narrativas alternativas y contrarias para tener el máximo impacto.

Como resultado del “workshop” de septiembre, coordinado por el CoE, se publicó en redes sociales una campaña de promoción del hijab como defensa de la belleza, la diversidad y la libertad de la mujeres en Europa. Aunque el CoE ha retirado la campaña, aún puede verse en las redes sociales las imágenes de varias jóvenes europeas ataviadas con hijab y túnica, en la parte izquierda de la foto, y con ropa occidental y el cabello descubierto, en la mitad derecha. El taller se llamaba “Construyendo los derechos humanos contra los discursos de odio anti-musulmanes” (Building Human Rights Based Narratives against anti-Muslim hatred).

Juventudes musulmanas

Un miembro de Femyso participó como ponente en el taller de septiembre del CoE, junto a Hajar el Jahidi, hasta 2019 asesora en el European Forum of Muslim Women, y Daniel Höltgen, director de comunicación y portavoz del CoE. Femyso es una red pan-europea que comprende 32 organizaciones de 20 países europeos y representa la voz de la juventud musulmana en Europa, asesorando a organismos internacionales e instituciones europeas. Su presidente, el británico Abdelrahman Rizk, acaba de ceder el testigo en noviembre a la que fuera jefa de medios de comunicación, Hande Taner, de Países Bajos.

Hasta 2019, fue presidente Youssef Himmat, en 2020 en la Junta directiva. Junto a otros miembros de esta organización, ha sido relacionado con los Hermanos Musulmanes, una organización que pretende imponer la sharia en Europa a través de las organizaciones islámicas nacionales. También se ha relacionado a Femyso como la rama juvenil, del Consejo Europeo de Musulmanes, conocido formalmente como la Federación de Organizaciones Islámicas en Europa (FOIE, por sus siglas en inglés). Femyso niega en su página web ser parte de FIOE.

Seguimiento en el Europarlamento

Desde hace años, el Parlamento Europeo ha preguntado a la Comisión Europea sobre la posible financiación indirecta de grupos islámicos a través de Femyso y otras organziaciones europeas. Una de las ultimas preguntas no obtuvo una respuesta concreta. Los eurodiputados Roman Haider (ID) y Georg Mayer (ID) interpelaban a la Comisión sobre la subvención de 887.950 euros a la Red Europea contra el Racismo (ENAR) en 2019. En ésta y otras preguntas también señalaron a Femyso, como miembro de ENAR y a la organización estudiantil de la Comunidad Islámica “Millî Görüş” a su vez miembro de Femyso. Millî Görüş, explicaban, “es una organización con una agenda islamista, simpatizante de los Hermanos musulmanes”.

Lo que preguntaban los eurodiputados era cómo garantizaba la UE que “ningún fondo de la UE llegue al movimiento islámico Millî Görüş indirectamente a través de ENAR y Femyso”; “cómo es compatible con los valores de la Unión que un movimiento islamista forme parte de una ONG que se beneficia de los fondos de la UE”, y “cómo se asegura la Comisión de que ninguno de sus fondos para ONG llegue a los islamistas u otros grupos extremistas”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email