X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

gira de su nuevo disco 'eclíptica'

Maria Rodés, la joven artista que conjuga copla, astronomía y guerra civil

La cantante catalana lleva a les Nits al Claustre las letras de su cuarto álbum 'Eclíptica', un trabajo con el Rodés echa la mirada atrás para reinterpretar la copla, emular los bombardeos de la guerra o recuperar la memoria de un antepasado astrólogo

9/08/2018 - 

VALÈNCIA. Maria Rodés (1986, Barcelona) es de esas cantautoras que buscan en los otros un motivo sobre el que cantar. Así, aunque inició su camino en 2009 con la banda Orínic, pronto alzó el vuelo para ser ella misma quien eligiera sus propias letras. Con cuatro álbumes a su espalda, la artista catalana se ha atrevido, por ejemplo, a transformar las coplas de antaño en nuevas piezas que respiran sobre el folk para, además, publicarlas en un CD. Así, con Maria canta copla (2014, Chesapik) pudimos volver a escuchar clásicos del folclore español como 'Ay pena, penita, pena', 'Tengo miedo' o 'Marinero de la barca'.

Siguiendo la pista del pasado, esta vez la cantante se ha hecho eco de las memorias de Lluís Rodés, un antepasado astrónomo que vivió el tiempo de entreguerras español. Sus diarios le han valido de pretexto para hablar de astronomía, esperitualidad y guerra, desde la óptica de los nuevos géneros. Ante esto, Eclíptica (2018, Satélite K) está cargado de metáforas en un sonido luminoso que le han permitido ganar, además, el premio Puig Porret a Mejor Proyecto de Creación Musical. "Eclíptica es un término de astronomía que se emplea para referirse al movimiento del Sol visto desde la Tierra a lo largo de un año. Cuando descubrí el significado de la palabra me pareció que era un título perfecto para enmarcar un proceso de composición que empezaría en septiembre de 2016 y se extendería justo hasta septiembre de 2017", señala la artista.

Igualmente, no fue hasta abril de este año cuando sus composiciones vieron la luz. Entre ellas, Rodés escogió como adelanto 'Fui a buscar el sol', una pieza en la que de nuevo se dan la mano el folclore- en este caso empleando la vieja canción infantil 'Quiera ser tan alto como la luna'- y sus intimistas interpretaciones. Por otro lado, en este tiempo la joven cantautora ha puesto la voz a la BSO de Villaviciosa de al lado o ha publicado un libro de ilustración titulado Duermevela- Los sueños de Maria Rodés. Desde Cultur Plaza aprovechamos su visita a les Nits la Claustre de Castellón, este jueves a las 22:30 horas, para conocer un poco más el imaginario que gira a su alrededor.

-En Eclíptica conjugas la guerra, la astronomía y la espiritualidad. ¿Qué unión hay entre tan dispares conceptos?
-Mi tío bisabuelo era jesuita y vivió la Guerra Civil desde el observatorio del Ebro que dirigía, y allí escribió un diario personal. Me contaban que pasaba sus horas observando el cielo mientras vivía la guerra, y a la vez lo compaginaba con la espiritualidad y la religión. Sus vivencias son, sin duda, el nexo de unión de Eclíptica.

-¿Qué te trajo de vuelta a sus memorias?
-Como he dicho, desde pequeña me habían hablado de él. Mi padre, por ejemplo, me decía que en la Luna había un cráter llamado Rodés por él. Crecí pensando que así era, pero mi interés por su figura volvió a aparecer hace un par de años cuando participé en una residencia astronómica llamada Eclíptica. Allí, Víctor Nubla, el organizador, me enseñaba la zona, observábamos el cielo y a cambio daba un concierto en el mismo observatorio. Uno de esos días, el astrónamo Toni Gustín me recordó su historia y me dio un libro suyo, titulado 'El firmamento'.

-Eclíptica es pues como un puente intergeneracional entre ambos.
-Sí, es una especie de paralelismo entre el refugio que para mi tío supuso su vocación en tiempos de guerra y como para mi lo es la música en momentos de conflictos personales. Igualmente, para mi la música es más que un refugio, es el canal de expresión con el que mejor puedo expresarme, me da la oportunidad de exteriorizar unos sentimientos que de otra manera no podría. 

Foto:  Noemí Elías

-Tu música se mueve entre la copla y el folk, pero hay también hay pinceladas de cumbia. ¿Cómo definirías el estilo de Maria Rodés?
-Mi sonido pasa por bastantes lugares. En efecto la presencia de cumbia se debe a que en mitad de la grabación del disco me fui unos meses a México y Colombia a tocar. El disco se impregnó inevitablemente de este viaje porque la cumbia es típica de ambas ciudades. Pero mi estilo habitual diría que es un pop folk intimista, experimental y heterogéneo. Aunque también le doy pinceladas más folclóricas de la música tradicional española. Al final mi trabajo es un mix de todo lo que he ido haciendo, pero si tuviera que englobarlo en un único concepto diría pop folk. 

-¿Has dado con tu mejor álbum hasta el momento?
-He dado con uno que me convence, porque los discos van creciendo y mejorando a la par que tu misma vas aprendiendo. También lo he trabajado mucho y he llegado hasta donde quería llegar. Antes era más insegura y en este disco tengo la sensación de lo que ofrezco es más maduro, en todos los sentidos.

-¿Hay alguna canción donde la guerra, la astronomía y la espiritualidad eclosionen por encima de otras?
-'Sirena' habla implícitamente de un bombardeo de la guerra civil que mi tío relató en su diario personal, la canción plasma muy bien la sensación de vivir un bombardeo. También, 'Luna no hay' nos remonta al momento posterior de un conflicto bélico. Pero como ves cada letra recoge una parte, ninguna reúne todas las vivencias.

-Con 'Maria canta copla' te atreviste a revestir el folclore español de folk ¿Encontraste más de lo que buscabas en esa intimista visita?
-No buscaba nada de la copla, pero un día escuche el "penita, pena" y me gusto mucho. Así que decidí escuchar otras canciones para llevarlas a mi terreno y me di cuenta de que hay muchas canciones preciosas que ni siquiera conocía. 

-¿Eres participe pues de que hay que entrelazar los géneros para crear nueva música?
-Si sientes esa curiosidad por la música y es lo que te llama hacer, adelante. Simplemente cada músico debe hacer lo que sienta. En mi caso me ha gustado adentrarme en el folclore porque tiene más de auténtico que otras canciones tan producidas que nos llegan hoy en día. En ellas cuesta encontrar esa esencia. Al final retomar el folclore es como viajar por la cultura de un país, te dice mucho de él. No solamente exploro la copla, también la música tradicional de otros muchos lugares.

-¿De qué otros estilos te gustaría hacer versiones?
-Del mundo del bolero, me gusta muchísimo. También la música cubana, la cumbia. Ahora me siento especialmente atraída por la música lationamericana.

-¿Y canción?
-Quizá 'Tú me acostumbrarse', del cantautor cubano Frank Domínguez.

-Señalabas que la música es tu refugio, ¿qué esperas de esta industria?
-Esperar no espero mucho, pero si pudiera pedirle una carta a los Reyes Magos sería seguir haciendo lo que hago y además poder encontrar la forma de vivir de ella sin tener que hacer otros trabajos paralelos o estar sufriendo por el dinero.

-Hasta ahora hemos conocido a la Rodés de la copla, la astronomía o la guerra. ¿Qué habrá más adelante?
-Mi motivación ahora es el mundo de las brujas, estoy empezando a leer cosas y a meterme poco a poco en su mundillo, pero ya veremos si se traduce en un disco o no. 


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email