GRUPO PLAZA

Castellanos (Semicyuc): "La pandemia ha evidenciado la necesidad de ampliar las UCI"

6/06/2021 - 

VALÈNCIA (EFE/Concha Tejerina). La pandemia de coronavirus ha evidenciado la necesidad de que los hospitales españoles amplíen las camas y el personal intensivista en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), en las que actualmente siguen ingresados alrededor de 1.500 pacientes con covid.

Así lo asegura en una entrevista con EFE Álvaro Castellanos, nuevo presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva Critica y Unidades Coronarias (Semicyuc), quien aboga por impulsar los "servicios extendidos" en cuidados intensivos para hacer un seguimiento de los pacientes durante el proceso de hospitalización.

Castellanos, que hasta ahora ejercía como vicepresidente de la entidad, fue elegido en el cargo para los próximos dos años en sustitución de Ricard Ferrer, durante el Congreso Nacional telemático que la entidad celebrado del 31 de mayo al 4 de junio en Barcelona.

Incertidumbre ante la mutación del virus

Advierte de que aún hay unos 1.500 pacientes en las UCI españolas y existe la "incertidumbre" de las nuevas mutaciones del virus, aunque subraya que, de momento, parece que quedan cubiertas con las vacunas de las que disponemos.

"Es un virus que tiene mucha facilidad para mutar y tendremos que estar atentos a esas posible mutaciones y a su virulencia, su capacidad para generar enfermedad grave", indica el también jefe de servicio de Medicina Intensiva del Hospital La Fe de València.

Actualmente, explica, hay autonomías donde el índice de ocupación de las UCI "es muy alto" como el caso de Madrid, donde hay en torno a 450 pacientes ingresados y tiene el porcentaje de ocupación de pacientes covid críticos más alto del país.

"Los de la UCI son pacientes con estancias muy largas y aunque en general la presión en estas unidades ha bajado mucho, en Madrid, Cataluña y Andalucía sigue siendo importante", explica.

Ampliación de las UCI

Uno de los aspectos más importantes que se ha implementado durante la pandemia y que debería quedarse para el futuro de forma estructural es, a su juicio, "la ampliación" de las UCI.

En general, durante el último año han tenido ampliaciones del 30 o 40 % de las camas en algunos casos, y aunque es posible que no se queden todas "sí lo hará un porcentaje significativo de ellas, porque realmente se necesita".

"Se ha visto, entre otras cosas, que nuestro país necesita más camas de cuidados intensivos y también de intensivistas", asegura para indicar que, ahora, la idea es "promover la estratificación asistencial" dentro del hospital y graduar la asistencia a los pacientes graves dependiendo de las necesidades que tengan.

En el aspecto de la vigilancia, señala, es preciso promover las unidades de cuidados intermedios, los servicios de respuesta rápida y los servicios extendidos de cuidados intensivos.

"Son sistemas de vigilancia del paciente ingresado cuyo objeto fundamental es detectar lo antes posible si se está deteriorando clínicamente y aportarle la intervención más adecuada lo antes posible", explica para añadir que estos servicios extendidos "se apoyan mucho" en unidades de cuidados intermedios y en la UCI.

Según Castellanos, hay muchas UCI en España que, normalmente, tienen índices de ocupación por encima del 80 %, porcentajes "tan elevados" que son "indeseables" porque "afectan a la seguridad del paciente" que no podrá ingresar porque no tiene cama.

"Son necesarias más camas de cuidados intensivos para poder mantener la ocupación por debajo del 80 %, porque lo ideal sería tener siempre una cama reservada para una situación de un paciente crítico que necesita de inmediato el ingreso en la UCI", insiste.

Además, esas camas darían apoyo a los servicios extendidos y a las plantas de hospìtalización por los cuidados intermedios: "En muchos hospitales se hace un 'salto asistencial' y el paciente pasa de la UCI, con mucho personal y vigilancia, a planta, donde hay menos personal, no hay monitorización y los cuidados no son tan individualizados".

"Para amortiguar ese salto asistencial, las unidades de cuidados intermedios juegan un papel muy importante", afirma.

Humanización y desgaste profesional

Los trabajadores sanitarios se han visto afectados por un importante "desgaste profesional" porque los índices de ocupación de las UCI durante la pandemia han superado el 120 %: "Una carga asistencial enorme, al ser pacientes muy graves y algunos con estancias muy largas", señala.

"El personal ha tenido que doblar turnos y renunciar a libranzas en una situación bastante sostenida en el tiempo", afirma el experto.

Castellanos también subraya que la pandemia "ha hecho cambiar la estrategia de la humanización" en las UCI, su personal "se ha volcado en las familias y los pacientes" y ha cambiado la comunicación, que ha sido básicamente telefónica con videollamada, aunque en alguna ocasión se ha podido visitar a los ingresados.

"La pandemia ha sido una oportunidad para demostrar que las UCI son un lugar donde, a pesar de toda la tecnología y de que muchas veces tenemos a los pacientes anestesiados, se trata de aportar lo mejor a las familias en cuanto a información y apoyo psicológico", explica.

Asimismo, subraya que en España se ha funcionado como una "UCI única" en aspectos científicos, organizativos y docentes. "La pandemia nos ha exigido una coordinación rápida para dar las respuestas más adecuadas" y durante la misma hubo mucho intercambio de información entre los coordinadores autonómicos intensivistas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email